Rosa Gonzalez, madre de Itatí Piñeiro, denuncia que la causa de su hija hace más de un año que no se moviliza, y no tiene juez.

A principio del año 2015 el juez de instrucción penal de Eldorado Roberto Saldaña, quien estaba a cargo de la investigación, se inhibió. Consideró que es el juez del juzgado de Iguazú quien debe tomar la causa, ya que fue en esa jurisdicción donde ocurrió el hecho, y donde se llevaron adelante las investigaciones hasta que el juez Fernández Rizzi dejó la causa.

 

 

La madre de Tati denuncia que desde que Saldaña se inhibió el expediente no tuvo ningún movimiento, que cuando fue a Iguazú le comunicaron que la causa volvió a Eldorado, y en Eldorado le comunicaron que volvió a Iguazú,  que dicho juzgado llevará la causa hasta que los jueces de cámara determinen la competencia definitiva.

Rosa acude a los medios porque ya no sabe qué hacer, está desesperada al ver que no recibe ninguna respuesta, pide que se pongan en su lugar, que es muy difícil su situación.

Itatí Piñeiro fue asesinada hace 4 años en la ciudad de Esperanza, tenía 18 años. Desde el primer momento la investigación de la causa estuvo cuestionada, el juez Juan Pablo Fernández Rizzi terminó inhibiéndose luego de que haber iniciado las tareas investigativas, siendo él quien detuvo a Hernán Cespedes, quien apareció muerto en su celda justo antes de declarar.

Las familias de Itatí y Hernán señalan que en el hecho están vinculadas más personas, apuntando a familiares directos del ex intendente de Esperanza y ex diputado Gilberto Gruber (Pato). Sostienen que hay pruebas suficientes para demostrar que los hechos ocurrieron en otro lugar, no en el trillo donde apareció el cuerpo. Daniel Ortigoza, comunicador de la ciudad de Esperanza, aportó fotos al expediente, donde se puede ver que el cuerpo está en un lugar distinto al de su aparición.

En la provincia de Misiones la independencia del poder judicial se encuentra fuertemente cuestionada, a tal punto que en el último año la toma de estado público de situaciones irregulares llevó a la renuncia a César Santiago, juez del Superior Tribunal de Justicia. Causas como la de Itatí Piñeiro donde las sospechas recaen sobre personas vinculadas al poder político, dejan serias dudas respecto a la verdadera vocación de esclarecimiento de los hechos.