De qué se trató el NO a CORPUS

“Dijimos no a Corpus en 1996, y seguimos diciendo que no ahora. Es muy simple hermanos argentinos, no queremos que nos inunden, no queremos que nos corran de nuestras casas por un supuesto ‘progreso’, no queremos ser la usina del país, no queremos pagar el costo humano de la electricidad que derrochan en las grandes ciudades”.

Rulo Bregagnolo
Grupo Ecologista Cuña Pirú
Mesa Provincial No a las Represas.

 

En 1995 los gobiernos de Argentina y Paraguay, junto con el de Misiones, impulsaron la represa Corpus Christi, sobre el río Paraná. La presión de organizaciones sociales y ambientales llevó al gobierno a convocar a un plebiscito vinculante, para conocer la opinión de la ciudadanía sobre el proyecto, convocado por la ley provincial 3.263. El plebiscito se refería al proyecto de embalsar el río Paraná “cualquiera fuere el lugar de su emplazamiento en territorio misionero”.

El pueblo de Misiones se pone en marcha hacia la votación organizándose, realizando charlas, debates y asambleas.

El plebiscito se realizó el 14 de Abril de 1996, con una participación de 229.420 votantes, o sea el 62,85% del padrón electoral en ese entonces. El triunfo del “NO A CORPUS” fue contundente con el 88,62% de los votos. Posteriormente la legislatura sancionó la ley 3.294, que prohíbe la construcción de cualquier represa sobre el río Paraná. Este triunfo histórico marcó un hito en la memoria de las luchas del pueblo Misionero y del país.

De haberse concretado este proyecto se hubiera violado no solo el artículo 2 de la Constitución Provincial, sino también la voluntad popular de los misioneros que se manifestaron sobre este asunto. Además el artículo 41 de la Constitución Nacional y sus leyes complementarias: Ley General del Ambiente (Ley 25.675) -Bien Jurídicamente Protegido- y el Convenio de Diversidad Biológica (Ley 24.375).

Las obras hidroeléctricas son emprendimientos de alto impacto ambiental y en el caso de Corpus Christi, el pueblo se manifestó negativamente contra su emplazamiento. Desconocer esto y avanzar con este u otros mega-proyectos, sería no solo violar la voluntad soberana de un pueblo, sino que también se estaría negando la pérdida de los ecosistemas de los ríos, de la calidad del agua, la contribución de las represas al calentamiento global y el cambio climático, y la destrucción del patrimonio natural, histórico, arqueológico, económico, social y cultural, como ya sucedió con la represa de Yacyretá.

Vale recordar que según el informe del Estudio de Prefactibilidad de 1997 de la Comisión Mixta Argentino Paraguaya del Río Paraná (COMIP), la construcción y explotación de la represa de Corpus sería dada en concesión a inversionistas privados, no asumiendo los Estados ningún tipo de responsabilidad en cuanto a su financiación, ni brindando garantías de compra de la energía producida. Además, el concesionario dispondría de absoluta libertad para su comercialización en los países del MERCOSUR. Es decir, que quizás una obra de esta envergadura y tamaño impacto ambiental, ni siquiera hubiera generado energía eléctrica para los argentinos.

Ante el acuerdo de los gobiernos de Brasil y Argentina de construir otras dos mega represas (Panambí y Garabí) sobre el río Uruguay, las organizaciones sociales y ambientales acrecentaron las movilizaciones en defensa de la biodiversidad y la justicia social, en asambleas y debates que desembocaron en un encuentro en Posadas en el año 2010. En dicho encuentro se decidió conformar una Mesa Provincial bajo la Presidencia del Obispo Joaquín Piña con el objetivo de convocar a otros sectores y articular acciones.

 

Algunos hitos de la Mesa

 

La Mesa Provincial No a las Represas es un colectivo de ciudadanos/as y organizaciones que realizan acciones para evitar que en la provincia de Misiones, triple frontera entre Paraguay, Brasil y Argentina, y corazón del Acuífero Guaraní, se impulse la creación de nuevos mega-emprendimientos hidroeléctricos.

Dicha organización reúne a mas de 40 organizaciones entre ellas índigenas, campesinas, sociales, sindicales, de derechos humanos, políticas e iglesias. Un amplio abanico y diversidad de posicionamientos políticos, con la coincidencia de rechazar las represas. Tomó como objetivo comunicar y denunciar los efectos sociales (masivos desalojos forzosos), sanitarios (hábitat de vectores transmisores de malaria, dengue, leishmaniasis, esquistosomiasis, etc), ambientales (inundación extensa de superficies y pérdida de biodiversidad), y el “mal desarrollo” (sacrificar territorio y producir energía de forma no sustentable).

2013 – Marcha por “los Ríos Libres”. Desde el 23 al 29 de septiembre, miles de Misioneros marcharon más de 150 kms uniendo las localidades de Panambí a Posadas, bajo la consigna “Ríos Libres”. Exigiendo que se llame a una consulta popular por la represa hidroeléctrica Garabí y que se cumpla la Ley IV-56 vigente en la provincia que dice que “para la realización de emprendimientos hidroeléctricos y represas se requiere la participación previa del pueblo de Misiones, a través del mecanismo de plebiscito obligatorio, vinculante e irrenunciable”. Se remarca la “necesidad urgente” de llamar a plebiscito vinculante para Abril de 2014.

2014 – Consulta popular del 20 al 26 de octubre. Ante la negativa del poder ejecutivo (Frente Renovador de la Concordia Social) de convocar a votación, la Mesa Provincial No a las Represas decide convocar a una consulta popular en todo el territorio de Misiones. Votaron 120.418 personas en dicha ocasión. El 96,82% lo hizo rechazando la construcción de nuevas represas.

2015 – (8 de julio) Marcha para presentar el proyecto de Ley de “Ríos Libres” a la legislatura provincial. Miles de misioneros acompañaron la entrega de un proyecto de ley para declarar a la provincia libre de represas. En el artículo primero de la iniciativa se resume una larga pelea de los misioneros en defensa del agua, las tierras y la vida. “Declárese a la provincia de Misiones libre de nuevas obras de represamiento sobre los ríos Paraná, Uruguay e Iguazú, concordante con las facultades dispuestas en los artículos 1°, 5°, 41° y 124° de la Constitución Nacional”. El proyecto tomo estado parlamentario el 31 de Julio de ese año. La lucha por los ríos libres en Misiones sumó un capítulo más. Por tercera vez en diez años ingresaría a la legislatura un proyecto de ley para prohibir la construcción de represas en todos sus ríos.

 

Foto: Mesa Provincial No a las Represas