Juan Grabois* publicó recientemente “La Clase Peligrosa. Retratos de la Argentina Oculta”, un libro de crónicas y ensayos sobre diversas problemáticas sociales y políticas contemporáneas. Reflexiones en torno al derecho a la vivienda, los procesos de toma de tierras, la violencia política y la conflictividad social, la meritocracia, la Patria Grande y la corrupción de los últimos gobiernos son algunos de los temas que aborda. Destacamos algunas de las frases más notables del libro del joven abogado y dirigente social.

 

Hechos y derechos

“Los hechos tienen una materialidad superior a los derechos. Para los desposeídos, la única forma de obtención de los llamados derechos reales, de algo parecido al patrimonio, es la acción directa, de facto, que si es victoriosa y se consolida, sólo adquiere cierta legalidad mediante el transcurso del tiempo.”

“El propio Estado cristaliza relaciones sociales inestables, atravesado por conflictos e intereses. Cuando la lucha humana en torno a un objeto concreto, en este caso un pedazo de tierra ociosa, desborda los cauces institucionales y no puede ejercerse el monopolio de la fuerza legítima, estalla en una micro crisis. El Estado baja de su nube platónica y se encarna. Adopta la forma humana de determinados funcionarios que deben definir una estrategia ad hoc para la administración del conflicto. En ocasiones esa estrategia diverge, por la fuerza de los hechos, de lo que la letra muerta de la ley indica. Así son las cosas y siempre han sido así. Los hechos son más fuertes que los códigos. Los ricos lo saben bien porque en general la fuerza de los hechos los beneficia a ellos.”

Toma de tierras y reforma urbana

“La toma de tierras no es un signo de maldad o virtud. Es inevitable. Surge de una necesidad vital insoslayable, más aún, de una necesidad elemental de la física euclidiana: el espacio. Si existe algún romanticismo en estos procesos, es el propio de toda lucha de los de abajo, por problemática y contradictoria que sea hacia adentro. Hay una mística de la toma. He visto actos de heroísmo, abnegación y solidaridad en esos primeros meses de precariedad y tensión. Si esa fuera la conducta habitual de nuestra sociedad viviríamos en una mundo de hermanos y hermanas, cimentado en valores verdaderamente humanos, en la capacidad de compartir y resolver creativamente los problemas colectivos.”

“Cualquier persona razonable con el más mínimo sentido, no ya de la solidaridad, sino del propio interés, estaría de acuerdo con un proyecto serio de integración urbana. Los únicos indemnes al deterioro urbano son las élites encapsuladas en barrios residenciales cuasi militarizados.”

Clase política

“A los políticos profesionales les cuesta entender que así como las casillas parecen todas iguales miradas desde arriba, ellos parecen todos iguales mirados desde abajo.”

Pobres contra pobres

“El trauma del subte explica el resentimiento del laburante asalariado –sobre todo del sector servicios– con los de la economía popular que no pagan impuestos, ocupan el espacio público y encima reciben subsidios. “Todos los días tengo que subirme a esta mierda por un sueldo de mierda y a estos negros sucios los mantiene el estado con mis impuestos”. Una lógica similar confronta a los obreros sindicalizados del sector transporte y los pauperizados oficinistas que en general tienen una remuneración inferior a sus hermanos de cuello azul: “Este zurdo pelado gana 40 lucas por sentarse 6 horas en una cabina con aire acondicionado y me para el subte cuando se le canta”.

Patria Grande

“Tiendo a coincidir con la hipótesis de que la independencia económica y la soberanía política, prerrequisitos para la justicia social, son inalcanzables para un Estado-nación en el siglo XXI. El inmenso poder de las corporaciones sólo puede enfrentarse a partir de una organización política supranacional. Un estado-región. Era la visión del Comandante Hugo Chávez y la ola del llamado populismo latinoamericano que sacudió el panorama mundial durante varios lustros.”

Globesía

“La nueva gran burguesía mundial, la globesía, sería ese 1% del que tanto se habla y tan poco se sabe. Son aproximadamente 70 millones de personas que concentran más del 50% de la riqueza del mundo. Es decir 170 billones (trillions en inglés) de dólares.”

“El mayor filántropo de la humanidad sería quien logre secuestrar a uno solo del top-10 y liberarlo del terrible peso de su fortuna solicitándole un módico rescate. Siguiendo los números de las FAO, con los 50.000 millones de dólares de cualquiera de ellos, terminamos con el hambre en el mundo por un año. El secuestrador filántropo puede dejarle 14.000 millones de dólares y alimentar a millones de niños. ¿Usted piensa que este pequeño secuestro es más violento que la muerte por inanición de millones? Desde luego que no. Nadie piensa eso. Si fuera un film, todos estaríamos con el secuestrador cantando Bella Ciao.”

Meritocracia

“No hace falta discutir los orígenes de la riqueza capitalista, el llamado proceso de acumulación originaria, para ver que existe una notable desproporción entre esfuerzo y recompensa. ¿Es razonable que un CEO gane 300 veces más que un obrero por el mismo tiempo de trabajo? ¿Es justo que un obrero de Bangladesh gane 300 veces menos que un obrero norteamericano por el mismo trabajo? En cuanto a los propietarios del capital, se calcula que dos terceras partes de la riqueza de los milmillonarios del siglo XXI es producto de monopolios, herencias, corrupción y nepotismo.

En el capitalismo global, el mérito tiene poco que ver con la recompensa, tanto en el caso de los trabajadores como de los empresarios. Que la gran mayoría de los trabajadores estén ganados por la filosofía de la falsa meritocracia es el principal problema que atraviesa la conciencia humana e impide los procesos de cambio.”

Productividad y economía popular

“El trabajo que realizamos en la economía popular es extremadamente productivo desde el punto de vista socioambiental, pero esta producción no está reflejada en las estadísticas, ni en el Producto Bruto Interno ni en ningún Excel de contabilidad burguesa. Esto se ve con total claridad en la economía de los cuidados. ¿Cuál sería el gasto de previsión social si no existieran las redes familiares? ¿Cuál sería el gasto en educación pública si no existieran las familias y, sobre todo, mujeres que trabajan sin remuneración?”.

Violencia política

“Nosotros no queremos matar a nadie. Mi generación tiene horror de la violencia y las armas. Algunos compañeros no lo reconocen, por ahí cada tanto se hacen los malos, pero ni se les cruza por la cabeza recurrir a la guillotina como en la Francia revolucionaria, o los fusilamientos de la Revolución Rusa o convertirnos en “frías máquinas de matar” como planteaba El Che, el mismo Che que con orgullo llevamos en nuestras banderas porque fue un gran humanista que luchó por los pueblos oprimidos y murió heroicamente.

Nosotros somos muchísimo más moderados que Santo Tomás de Aquino cuando reivindicaba el derecho a matar al tirano. Los más chicos de nosotros no quieren matar ni a una hormiga y hasta se hacen veganos. No es que seamos cobardes. Podemos lidiar con la idea de morir, pero matar ni se nos cruza por la cabeza. ”

Corrupción

“La corrupción fue tal vez la mayor vulnerabilidad de los procesos latinoamericanos que abrevaron en la corriente populista y el ideal socio-político de la Patria Grande. El espíritu consumista y ostentador se apoderó de muchos que debieron combatirlo como la peor plaga del capitalismo dependiente. Lo que pasó no fue un invento de los medios de comunicación burgueses, oligárquicos y colonialistas, como a veces queremos creer.”

 

* Juan Grabois es abogado, licenciado en Ciencias Sociales, fundador y referente del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) y de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP). Actualmente lidera también el Frente Patria Grande, que nuclea a diversas organizaciones políticas que impulsan la candidatura de Cristina Fernández de Kirchner en las próximas elecciones.