Sebastián Tiozzo nació en Eldorado, Misiones y fue becado por el Estado cubano para estudiar medicina en la Escuela Latinoamericana de Medicina de Cuba en el año 2004. En esta charla con Tierra Roja nos cuenta parte de su experiencia en la isla y su encuentro con Fidel.

 

Sos uno de los misioneros que tuvo la oportunidad de conocer a Fidel, ¿Cómo fue esa experiencia concretamente, y de qué hablaron con él?

Tuve la oportunidad de conocer a Fidel cuando estuve estudiando en Cuba desde el 2004 al 2010. En varias ocasiones tuve el privilegio de escucharlo en charlas y eventos donde, muy preocupado por la situación de América Latina,  explicaba cómo y por qué Cuba envía profesionales de salud y se preocupa por diferentes problemas sanitarios a nivel mundial, a pesar de ser un país tan humilde.

En el año 2012, después de graduado, cuando Fidel ya no estaba al frente del Consejo de Estado, tuvimos la oportunidad de reunirnos con él y otros treinta egresados, donde estuvimos más de cinco horas conversando de diferentes problemáticas a nivel mundial. En esa oportunidad tuve el honor de entregarle un ejemplar de la primera edición de mi libro Crónicas de un médico en el amazonas. Él no solo lo recibió amablemente, sino que me pidió muy interesado y entusiasmado que le explique hasta los últimos detalles de esas misiones en las que trabajamos en el amazonas venezolano.

Realmente fue una experiencia única e inolvidable ver una persona tan grande y a la vez de tanta humildad, que con casi 90 años tenía ese deseo insaciable de seguir informándose, de seguir ligado a todos los problemas mundiales y pensando cómo solucionarlos. Para los graduados en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) fue el honor más grande poder estrechar su mano y decirle: Comandante, muchas gracias por todo.

 

seba-tiozzo-y-fidel

 

Cuando llegaste a Cuba para estudiar medicina, ¿Cuál fue la impresión de una sociedad tan distinta? ¿Con qué idea fuiste y con qué idea volviste sobre el pueblo cubano?

La primera gran impresión fue el recibimiento tan caluroso y amable del pueblo. Ver cómo el proyecto de la ELAM, una idea de Fidel, ellos lo hacían propio. Esa entrega tan genuina y tan humilde de los cubanos nos hizo sentir a los que llegábamos que realmente éramos cubanos nacidos en el extranjero. Pasamos años muy lindos.

Lamentablemente la desinformación sobre Cuba es muy grande. Antes de que me vaya me decían muchas cosas. Que no me vaya, que no iba a poder salir, que es una dictadura y muchísimas cosas que la prensa va fomentando. Pero realmente al llegar allá me doy cuenta lo que es un país con completa libertad, donde realmente el pueblo, muy instruido y culto, nos enseñó la importancia de luchar unidos, pueblo y gobierno, defendiendo los principios de la revolución y unas políticas de estado que realmente son para y con el pueblo.

 

¿Cómo dirías que es allá la relación de la gente con la figura de Fidel?

Fidel es un líder indiscutible que trascendió las fronteras de Cuba, convirtiéndose en referencia mundial para todos los revolucionarios. Lo que logró Fidel con el pueblo cubano fue un grado de relación muy estrecha, de mucha confianza. Allá nadie le decía “señor Castro” sino que simplemente era “Fidel”, el compañero Fidel, el comandante.

La gente lo va a recordar porque estuvo siempre en la primera línea de combate. Siempre el primero dando el ejemplo, dando todas las luchas, actualizando el socialismo, en una Revolución que es una revolución tras otra, siempre siendo auto-crítico en lo que se hacía, para poder cambiar e ir revolucionando la revolución. Es por eso que muchos lo ven como el gran padre, un sentimiento de mucho cariño que a veces de afuera es difícil de entenderlo sin acercarse un poco. A los cubanos cuando se les pregunta si son comunistas, ellos responden que son “fidelistas”.

 

Cuba es uno de los países con más médicos por cantidad de habitantes, y el país que más profesionales aporta cotidianamente en todo el mundo para ayudar en distintas situaciones de emergencia, ¿Qué diferencia al sistema de salud cubano de otros?

El sistema social cubano ha logrado índices sociales y sanitarios con indicadores que se asemejan a los países del primer mundo, y a su vez con recursos propios de un país muy humilde. Eso es una verdad que nadie la puede refutar, ni siquiera los países que más tratan de calumniar a Cuba.

La mayor diferencia es que ellos tienen un sistema público único nacional de salud. En Cuba no existe la medicina privada, porque el Estado asume esa responsabilidad de brindar salud de calidad gratuita al cien por ciento de la población. El Estado garantiza ese derecho también a través de las universidades, que están muy relacionadas con las necesidades sociales.

Cuba logra índices de mortalidad infantil menor que en toda Latinoamérica, menor que Canadá, que es uno de los países más desarrollados en el continente y llegando a una esperanza de vida mayor a la de Estados Unidos, y sin embargo ocupando muchísimos menos recursos que cualquier otro país. Eso realmente muestra una eficiencia impresionante del sistema de salud.

 

La Escuela Latinoamericana de Medicina de Cuba donde vos estudiaste es una Universidad sumamente particular en el mundo, ¿Qué la diferencia de otras instituciones?

La ELAM fue idea y proyecto de Fidel, surgió luego de los huracanes que azotaron Centroamérica en el 98´. Fidel pensó en brindar una mano amiga tanto a Latinomérica como al mundo. Esta solidaridad internacional viene de los principios de la Revolución. Fue en el 64´ cuando Cuba envía la primera misión médica a Argelia. Porque ellos dicen que la solidaridad no es dar lo que a uno le sobra, sino entregar y compartir lo poco que se tiene. Y eso es lo que hace Cuba.

En 1999, se crea la ELAM como un proyecto de mayor envergadura donde al día de hoy más de 26 mil jóvenes de todas partes del mundo se han graduado, con una exigencia en la parte académica pero también con fuertes principios de solidaridad y humanismo, para que el profesional se entregue a su comunidad. Creo que es esa formación, junto al pueblo cubano, que marca la diferencia en el graduado de Cuba, porque uno realmente valora que, gracias a que todo un pueblo está luchando, puede estudiar en la Universidad Pública, para luego como profesional poder acudir a trabajar por quienes más lo necesitan.

 

¿Cuál te parece el principal legado de Fidel?

Creo que lo más importante de Fidel ahora que físicamente ya no está pero nos acompaña en el corazón, es el ejemplo. El ejemplo de que sin importar las dificultades, sin importar las adversidades, lo que importa son las ideas, son las convicciones. Los principios por los cuales se lucha, sin importar el enemigo. Nunca claudicar en principios y seguir batallando hasta el último día. Como decía Fidel, los revolucionarios no nos podemos cansar de luchar por un mundo mejor. Hacer práctica la frase del prócer José Martí: “Patria es humanidad”.

Fidel y la revolución han marcado un hito y una leyenda en la historia de toda la humanidad. Él decía que la Revolución ha tenido errores y ha tenido aciertos, como toda revolución de seres humanos y más con las dificultades que han tenido. Pero si la humanidad recuerda la historia de la lucha de David contra Goliat, necesariamente tendrá que recordar a Cuba, que es un David mucho más débil, luchando contra un Goliat mucho más poderoso, que es el imperialismo norteamericano, el imperio más grande que tuvo hasta ahora la humanidad. Es un pueblo que estuvo y está dispuesto a pagar un precio muy caro para seguir manteniendo esa Revolución y para seguir diciéndole al mundo que “un mundo mejor es posible”.