Diego Florentín es el trabajador que denunció irregularidades en el sector facturación de la CEEL (Cooperativa de Electricidad de Eldorado Limitada) y por las cuales se abrió una causa penal que involucra a Héctor Zagert y Alberto Romero -vice, y presidente respectivamente-. Dialogamos con él para saber más sobre los hechos que motivaron su denuncia y el estado de la causa en la justicia.

¿En qué consistió tu denuncia?

La denuncia está caratulada como Coacción y Defraudación, e involucra a Alberto Romero, Héctor Zagert y los que resulten de la investigación. La realicé a fines del mes de agosto de este año, ante la fiscal Bibiana Alderice, y recayó en el Juzgado de Instrucción N°2, de la Jueza Nuria Allou.

¿Cómo comienza el conflicto con la CEEL?

A principios de este año en el sector de facturación, donde trabajaba, se realizó un control mediante el listado de la cantidad de notas de crédito o facturas anuladas y vimos que en ese momento ya había dos millones por anulaciones, y refacturaciones por montos menores a las originales.

Debo aclarar que las refacturaciones se realizan en caso de errores de lecturas y por medidores que funcionen mal o afectados, a través de un procedimiento de inspección técnica, o sea, se realiza una orden y de allí se controla y se procede a cerrar la orden con el informe técnico.

Notamos esta irregularidad que se estaba llevando a cabo en la oficina de reclamos, donde habían cambiado la modalidad a re-facturar y lo hacían sin previo control y, para nuestra oficina, sin realizar el procedimiento para ello, entonces dimos aviso verbalmente al gerente y al presidente para que controlen dichas irregularidades, confiando en que lo iban a solucionar.

Pero a los dos meses volvimos a pedir un listado de notas de créditos y nuevamente nos encontramos con casi cuatro millones de pesos por facturas anuladas y ya entre ellas a algunos industriales re-facturadas por montos ínfimos, por lo que la oficina de facturación presentó un informe a gerencia y presidencia por las irregularidades, a partir del cual la mesa ejecutiva ordena el cambio de sector tanto del jefe de facturación como a mí. En mi caso, con total arbitrariedad por no respetar nuestro convenio laboral. Solicito administrativamente la aplicación del convenio, y luego presento la denuncia.

¿Qué tipo de maniobras realizaban los consejeros?

Algunos de los consejeros autorizaban re-facturar las boletas originales por montos menores con la sola firma de ellos, y sin realizar el procedimiento para ver si corresponde o no la re-facturación.

¿Qué consecuencias tuvo para vos en lo personal tu denuncia?

Hace bastante tiempo, los empleados que no pertenecen a la lista de los consejeros, trabajan con presión o cierto temor de sufrir persecuciones. En mi caso, las órdenes de re-facturar ciertas boletas sin la autorización correspondiente (por escrito y con la firma de quien autoriza) por parte de los consejeros denunciados, Romero y Zagert, motivó a que me negara a realizar tales procedimientos irregulares, bajo la intimidación de perder mi estabilidad laboral, de ser despedido, o perjudicado laboralmente, lo que se concretó luego de haber presentado dicho informe por escrito.

Es decir, mi negativa de realizar el procedimiento irregular de anular facturas con la sola orden verbal o por teléfono de parte de los consejeros, dio lugar a que en forma de castigo me trasladen de oficina de manera discriminatoria (me trasladaron al sector cloacas) sin respetar el convenio colectivo de trabajo y las tareas de administrativo y jerárquico que desempeñaba, teniendo en cuenta los 16 años de antigüedad que tengo en la empresa.

Los abogados de Romero y Zagert aseguran que el marido de la Jueza Allou es pariente de tu padre, y que tu señora, Verónica Cabrera, manejaba tu expediente, ¿es así?

Sí, ellos plantearon eso falazmente, aprovechando ciertas coincidencias, para recusar a la Jueza Allou. Plantearon que su marido, por el hecho de tener mi mismo apellido, “Florentín”, es mi pariente, cosa que por ser mentira no lo pudieron demostrar. Y mi señora, que trabaja en el Juzgado de Instrucción hace 10 años, trabaja en el Juzgado que, por razones de turno, se tramita el expediente, pero no siendo funcionaria judicial no tiene ninguna injerencia. Los únicos que deciden y firman el expediente son la Jueza y la Fiscal. Por estas circunstancias la Jueza rechaza la recusación, ya que no existen los motivos previstos en la ley (que establece en forma expresa y taxativa las causales de recusación e inhibición).

¿Cómo crees que se manejo la justicia hasta ahora?

Me parece que la Jueza tenía toda la intención de esclarecer la denuncia.

¿Vas a pedir nuevas medidas en la investigación?

Sí, voy a seguir pidiendo nuevas medidas, porque estoy como querellante particular en el expediente.

¿Qué crees pueda producir este hecho en la sociedad?

Ojala la sociedad empiece a tomar un rol más activo. Porque este no es solo un problema de Diego Florentín, sino de todos los asociados. Yo hice lo que debía hacer como socio y trabajador, esperando que la masa societaria defienda sus intereses, que sería exigir la correcta administración de la cooperativa.