De acuerdo al artículo 19 del Estatuto Docente, todos los años debería haber dos designaciones de titularización docente. Sin embargo, durante todo el período de gobierno renovador, la provincia no ha llamado a concursos ni una sola vez, dejando a miles de docentes ejerciendo años como interinos. En cambio, repetidas veces se han decretado titularizaciones masivas (la última en el 2011), un método irregular que da como resultado la titularidad de un montón de docentes sin evaluar el tiempo que hayan ejercido, el mérito o hasta la pertinencia (o existencia) del título profesional con respecto a las horas que se le asigna. Además del impacto negativo que esta lógica tiene sobre el nivel educativo de la provincia, lo que el Consejo General de Educación logra con este método es asegurarse un sistema de acomodos que, además de acallar momentáneamente las demandas de concurso, permite entrar por la ventana tanto a familiares como a militantes de los gremios oficialistas (UDPM), encargados “chusmear” las actividades de otros gremios en sus respectivas escuelas o de facilitar las medidas disciplinarias que el oficialismo quiera ejercer sobre ellos.

“En las escuelas hay “listas negras”, las famosas planillas de docentes adheridos al paro. Inclusive hay casos de policías que se acercan a las escuelas a preguntar cuál es el porcentaje de adhesión. Ésta es la información que utiliza el C.G.E. para organizar los traslados y atacar a los que hacen huelga o se movilizan. El problema es que los docentes interinos están expuestos a una situación de precariedad laboral porque el Consejo no llama a concursos para titularizar horas. Yo, por ejemplo, ingresé al sistema después de la última titularización, que fue en el 2011” Rafael Vázquez en Revista Superficie

Rafael Vázquez es uno más de los docentes que ejerce hace años como interino. Recibido profesor de Historia en la Universidad Nacional de Misiones, pasa la semana desplazándose por distintas escuelas para mantener a su familia con el ejercicio de su profesión. Desde el 2015 a su vez ejerce como delegado gremial asignado por el Sindicato Unión Docente Nueva Argentina de Misiones (UDNAM), y de acuerdo a la Ley de Asociaciones Profesionales N° 23551, no puede ser suspendido, despedido ni afectado en sus horas de trabajo mientras dure su mandato (protegido justamente de cualquier disciplinamiento ideológico o persecutorio de sus reclamos).

Sin embargo en marzo fue comunicado por el Consejo General de Educación del pedido de traslado de una docente titular al cargo a las siete horas que Rafael tenía en el CEP N° 20, desde hace tres años. De entre miles de interinos que ejercen en la ciudad, la Junta de Clasificación y Disciplina casualmente lo elije para el traslado de la docente. Inmediatamente elevó un reclamo administrativo al Consejo General de Educación, poniendo en su conocimiento la ilegalidad de la medida para que le devolviesen las horas arrebatadas.

El C.G.E., que había sido tan expeditivo a la hora de desplazarlo de su cargo, se toma tres meses en reincorporarlo, olvidándose de mencionar que la reincorporación de Rafael se debía a su condición de delegado, omitiendo que su desplazamiento había sido en primer lugar “ilegal”. De igual forma dos semanas después al C.G.E. le volvió a afectar el Alzheimer cuando ante el pedido de traslado de otro titular, lo vuelven a desplazar a Rafael de cuatro horas, esta vez del colegio Manuel Belgrano del barrio Itaembe Miní.

Cansado hasta el hartazgo de la situación reiterativa de ilegalidad institucional, Rafael decide recurrir esta vez a la justicia en junio y recibe una respuesta de los jueces en agosto. Reconociendo la condición de ilegalidad de la medida, el fallo exigía la reincorporación inmediata de Rafael a su cargo correspondiente a cuatro horas en el Colegio Manuel Belgrano de Itaembe Mini, agregando también que de no ser reincorporado a los cinco días del fallo, el Consejo lo indemnizaría con mil pesos por cada día de demora.

Pero se ve que los jueces llegaron bien despabilados de las ferias de invierno, porque en agosto hubo además otro fallo, esta vez sobre la situación de Rafael en el C.E.P. N°20. Aún teniendo miles de horas interinas para elegir, el C.G.E. no tuvo mejor idea que nombrarla en “disponibilidad” a la docente titular una vez que se restituyeron las horas a Rafael. Ocurre que según el art. 21 del Estatuto Docente, un titular solo puede ser declarado en disponibilidad por cierre de un curso o cambio de plan, y sin ser este el caso, lo que hizo el C.G.E. fue permitir que la docente acceda también a la justicia por la ilegalidad de su nombramiento, y como en el mismo tampoco se mencionaba que Rafael es delegado gremial, el juez falló por la restitución de la docente, dejándolo a él como cuando empezó.

“El caso resulta particularmente grave y testigo de una situación generalizada de vulneración de derechos de todos los trabajadores de la educación. También expresa de forma clara cómo el Estado se sirve de la precarización laboral para impedir o limitar la organización política de los trabajadores” Rafael Vazquez y Sandra Cubilla en El Correo Docente

En lo que va del año, a Rafael se lo desplazó de 7 horas del colegio C.E.P. N°20 durante 7 meses. A un sueldo de tres mil pesos por mes, esto suma 21000 pesos menos como castigo por ser de un gremio opositor. A esto se suman las 4 horas que durante agosto y septiembre no se le permitió trabajar en el colegio Manuel Belgrano y por las cuales, según el fallo judicial le correspondería mil pesos por cada día.

Pasado este tiempo se ve que a alguien del Consejo le pareció que Rafael no entendió bien el mensaje, porque el 3 de octubre le comunicaron que lo desplazaban de otras tres horas en el mismo colegio. Con el fallo de agosto bajo el brazo, Rafael tuvo que volver al juzgado para pedirle al juez una extensión, para que el mismo afecte también a estas 3 nuevas horas que le habían arrebatado. Gracias a esto, el 11 de octubre pudo ser reincorporado a las 7 horas que tenía en el Manuel Belgrano. Su situación en el C.E.P. N°20 es bastante más complicada y hasta el día de la fecha, sigue esperando respuesta favorable.

 

Lic. Martín Mazal