Nacida y crecida en Eldorado, como muchos chicos de nuestra ciudad, emigró al terminar el secundario y nunca más volvió. Estuvo en la Capital Federal, luego pasó por México, donde vivió varios años y ahora, vuelta a la Argentina, la recibió Buenos Aires donde acaba de terminar de grabar su primer trabajo discográfico.

El disco se llama “Apurar la Primavera”, y está compuesto por 8 canciones, de las que se destacan “Sol Interior” y “La descariá”, que cuenta con la colaboración de Miss Bolivia, rapera combativa y ultra alternativa. El trabajo musical es compacto. Tiene identidad propia. Y se nota que no tiene ni una sola intención de ser mainstream, o para todos los gustos.

“Hay muchas maneras de hacer un disco, hay diferentes niveles de producción. Y me parece que es lindo eso, que nada te impida el hacer. Para la edición de mi disco elegí la autogestión. Soy la responsable de todo. Por suerte, elegí ese camino independiente, donde te hacés cargo de todos los roles” dice Corina con orgullo, como sobreviviente de una batalla que no habrá sido menor para armar el grupo de músicos sesionistas con quienes grabó, elegir al productor musical, seleccionar el estilo que debía tener, y meterse a grabar y grabar hasta tener entre manos hoy el producto de tanto esfuerzo.

En Eldorado no era cantante, solo incursionó en algunas presentaciones del colegio San José, donde fue alumna. Por eso tuvo que vencer varias barreras propias para comenzar a cantar de forma más sostenida, porque la historia dice que un cantante nace cantando, pero la historia oficial no condice con Corina que en una de sus canciones dice “Me dicen la descarriá porque yo sé que soy hija del momento”. Y ese momento la llevó a formar su primera banda hace 12 años, ya en Buenos Aires, y de ahí en adelante no paró.

“Tuve que vencer muchos prejuicios heredados. Que la música es un hobby, hay que estudiar una carrera universitaria. Y había algo que no me permitía presentarme como artista. Porque la música comenzó porque sí no más. Luego se fue dando solo el camino. Antes, cuando me preguntaban qué hacés, respondía hago esto, hago aquello, y además canto. Hoy si me preguntás te digo, canto, compongo, y además hago otras cosas” sostiene Corina que más que responder se reafirma en algo que debe ser una tarea cotidiana.

Las letras de sus canciones también son producto suyo, y llaman la atención por su sencillez y precisión. “Escribo desde los 8 años, para mí. No me animaba a escribir letras. Había que evitar ser obvio y eso traba hasta que no fluye nada. Por eso parte del aprendizaje es ser más amable con uno mismo. Te tiene que salir lo bueno, para que lo mejor, que está más en el fondo pueda lograr salir”. Y cuando habla de lo bueno, habla de “Apurar la primavera”, y se reserva lo mejor, porque da la sensación que en el proceso ya lo descubrió. “Ya tengo planeado hasta el tercer disco. Cuando grabé el demo para éste, grabé 18 canciones. No escribía canciones hasta que empecé y luego no podía parar. Así que me quedaron muchas canciones que no entraron”, y ese, probablemente, es el camino del artista, y ese sendero está bastante claro.

“Para asumirte como artista, primero tenes que vivir lo que no querés, trabajar de lo que no querés. Cuando estas como cansado de hacer cosas que no te funcionan, hacés como una introspección y te descubrís. La suma de todo te da una fuerza, para hacer”. Corina Lawrence no tenía planeado en su vida ser cantante, y acaba de lanzar su primer disco como solista. Y nos sorprende. La pregunta es qué otras cosas no tenía planeado, porque definitivamente nos va a volver a sorprender.

Podés escuchar el disco entero acá.

 

Colaboración especial de Luis Galeano